Cómo cambiar un tubo de escape de una moto

5/5 - (5 votos)

Al hablar de un tubo de escape de moto, se hace referencia a un dispositivo que resulta esencial para garantizar el funcionamiento adecuado del motor de explosión.

Este se encarga de evacuar los gases generados por la combustión hacia el exterior, ayudando así no solo a disminuir la temperatura de los humos, sino también a retener algunas partículas contaminantes determinadas.

Ahora bien, cuando el tubo de escape original de una moto se daña, al querer disminuir el peso y optimizar el sonido, desear una mayor potencia o simplemente al desear añadirle un toque de estilo y personalidad a este tipo de vehículos, existe la posibilidad de cambiarlo. Pero, en caso de no acudir a profesionales, ¿Cómo se puede cambiar un tubo de escape de una moto? Lo explicaremos a lo largo de este artículo.

¿Qué considerar al momento de adquirir un escape para moto?

Indudablemente, el punto de mayor importancia a tener en cuenta al momento de escoger entre escapes IXIL o de cualquier otra marca para motos, consiste en cerciorarnos si el mismo se encuentra o no homologado, debido a que de no ser así es posible que termine ocasionándonos ciertos inconvenientes al con la inspección técnica o ITV.

Asimismo, tenemos que prestar atención a la compatibilidad entre el escape y la moto; en este sentido, tendremos que buscar un escape especialmente fabricado para nuestra moto, de lo contrario, será muy probable que no podamos montarlo en la misma y considerando el precio de estos dispositivos, es importante evitar esa situación.

Por eso, antes de adquirir un tubo de escape, debemos asegurarnos que el mismo se ajustará perfectamente a la moto donde queremos colocarlo.

Finalmente, debemos considerar el material de fabricación del tubo de escape que vamos a adquirir, debido a que los diversos materiales que se pueden encontrar en el mercado presentan tanto ventajas como desventajas. Así, por ejemplo, los tubos de escape de aluminio aunque suelen ser muy ligeros, normalmente son más caros, y pese a tener una menor resistencia que otras opciones, resultan considerablemente más simple de reparar al sufrir caídas y/o golpes.

Por su parte, los escapes fabricados con acero inoxidable suelen ser más asequibles en comparación con los de aluminio, aunque tienen un mayor peso y también una resistencia más grande.

Asimismo, aunque suelen ser más ligeros que los de acero inoxidable, los escapes de carbono poseen una menor resistencia, por lo que podrían romperse con facilidad a causa de algún golpe y/o caída, además suelen ser mucho más caros.

Por último, los escapes de titanio destacan por presentarse como la mejor alternativa, ya que son sumamente ligeros y de gran resistencia; sin embargo, tienen un precio bastante alto.

¿De qué forma cambiar un tubo de escape en una moto?

Sin importar si necesitamos cambiar el tubo de escape de una moto porque el mismo se dañó, o para conseguir una mayor potencia, etc., contrario a lo que muchos podrían creer, dicho cambio suele ser una tarea bastante simple de llevar a cabo desde el hogar cuando disponemos de los recambios precisos para la moto.

Por eso, a continuación estaremos explicando cómo cambiar un tubo de escape de una moto, de forma sencilla y apropiada:

Retirar el antiguo tubo de escape

Para comenzar con el cambio del tubo de escape de la moto, es importante cerciorarnos de tener al alcance nuestra caja de herramientas, la cual debe incluir las llaves tanto para quitar como para ajustar los tornillos que se encargan de hacer que el escape permanezca sujeto a la moto. Asimismo, conviene contar con una pistola de silicona y también un tiramuelles.

Si consiste en una motocicleta de 4 tiempos con inyección electrónica, debemos considerar que la misma posee una sonda de gases denominada “sonda lambda”, que será preciso retirar cuidadosamente para luego desconectar el contacto de la moto, de lo contrario, será necesario reprogramarla.

En cualquier caso, es conveniente revisar el manual del scooter o motocicleta a fin de saber cuál es la ubicación en la que suele encontrarse, comúnmente cerca del catalizador.

Después será necesario quitar el antiguo tubo de escape, para lo cual tendremos que asegurarnos de retirar los tornillos o muelles, en caso de incluirlos, usando el tiramuelles.

En caso de no contar con esta herramienta, tenemos la posibilidad de usar algún cable, el cual ayudará a realizar la misma función.

Después debemos desajustar los tornillos tanto del escape como del silencioso, pero primero tendremos que quitar las tapas laterales necesarias, y al acabar de desatornillarlos, podremos quitar el tubo de escape por completo.

Colocar el tubo de escape nuevo

Llegados a este punto, a fin de prevenir posible fugas, tendremos que reemplazar las juntas tóricas o de escape de la salida del escape. Para esto es posible usar silicona de calor, la cual ofrece gran resistencia ante las temperaturas elevadas.

Después montamos el escape nuevo en el lugar adecuado y nos aseguramos de ajustar los tornillos correctamente.

Al colocar el silenciador debemos recordar también colocar las gomas correspondientes, dado que las mismas resultan fundamentales para prevenir que las vibraciones del escape puedan transmitirse hacia la moto.

Si el silenciador nuevo no dispone de gomas, suele ser posible reusar las del silenciador viejo.

Después de colocarlas, bastará con colocar el silenciador nuevo en su lugar para luego ajustar correctamente los tornillos y lograr que quede bien sujeto.

Finalmente, debemos poner las tapas laterales otra vez sobre el silenciador, y ¡listo!, solo será necesario arrancar nuestra moto para comprobar que todo funciona adecuadamente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *