Qué tengo que tener en cuenta para contratar a un prestamista

5/5 - (1 voto)

Los prestamistas suelen ser una buena alternativa que no solo se encuentra al alcance de particulares, sino también de empresas pequeñas; sin embargo, antes de decidir realizar una solicitud de financiación, debes saber que existen varias cosas que deberías saber.

Escoger el prestamista más apropiado según tus necesidades se trata de una decisión bastante seria, ya que implica hacer operaciones financieras que podrían terminar causando inconvenientes si no las haces con la persona adecuada.

Aspectos que debes considerar a la hora de contratar a algún prestamista

Hay múltiples razones por las cuales podrías necesitar recurrir a prestamistas particulares, pero sin importar el motivo, la verdad es que apostar por este método de financiación resulta ser una gran manera de obtener la liquidez económica que necesitas en poco tiempo, y sin necesidad de demasiado papeleo.

No obstante, al momento de escoger un prestamista resulta esencial que tengas en cuenta ciertas cosas antes para determinar si supone una alternativa ideal para ti, como por ejemplo, los aspectos que te señalamos a continuación:

1.      Revisa la oferta de intereses

Indudablemente, lo más apropiado será que apuestes por ese prestamista que logre ofrecerte el menor interés, pero antes de tomar cualquier decisión tendrás que asegurarte de analizar las distintas opciones para poder asegurarte de elegir la más conveniente, y estar recurriendo a un prestamista confiable.

2.      Condiciones del préstamo

Además de los intereses, existen otros aspectos a los cuales tienes que prestar especial atención, destacando las condiciones establecidas para el préstamo, por ejemplo, el periodo de devolución, los gastos adicionales, y/o las penalizaciones por impago, etc.

3.      Motivo del préstamo

Resulta esencial que el importe que pidas a los prestamistas sea justo lo que requieres para cubrir las necesidades que puedas tener, y por las cuales has recurrido al préstamo, de este modo no terminarás adquiriendo deudas adicionales.

4.      Busca referencias

Siempre que desees establecer relaciones financieras con un prestamista, será esencial que te asegures de buscar y escoger a alguien que cuente con referencias positivas por parte de otros consumidores, cuyo servicio realmente sea de confianza.

5.      Devolución del préstamo

Lo más recomendable siempre será que elijas a un prestamista que no te solicite ningún tipo de pago adicional, previo al periodo de tiempo establecido para hacer la devolución del préstamo.

6.      El contrato

Finalmente, también es importante que te asegures de tomar el suficiente tiempo para lograr leer detenida y cuidadosamente todas las cláusulas y condiciones que aparecen en el contrato.

Si bien es común que no conozcas cuáles son los datos que se tienen que incluir dentro de los contratos de préstamo, lo cierto es que antes de firmar tendrás que cerciorarte de leer y conocer cada aspecto del contrato a fin de evitar posibles sorpresas.

Así que tienes que considerar que este tipo de contratos deben incluir lo siguiente:

  • Identificación: Tiene que incluir tu identificación y también la del prestamista.
  • Importe del préstamo: Debe mostrar el importe exacto del préstamo.
  • Forma de devolución: Tiene que explicar el método de devolución.
  • Intereses: Debe reflejar los intereses a pagar según el importe solicitado.
  • Fechas, lugar y firma: Son datos básicos para que el documento sea completamente válido.

¿Qué ventajas puedes percibir al recurrir a un prestamista?

Realizar esta clase de operaciones con un prestamista y no con una entidad bancaria tradicional, podría ofrecerte las siguientes ventajas:

Menos requisitos y mayor rapidez

Al hacer negocios con prestamistas, tienes la ventaja de que tendrás que cumplir con menos requisitos de los que te exigiría la banca tradicional, razón por la cual el proceso suele ser considerablemente más rápido.

No se requieren avales

Al contrario de lo que suelen exigir las entidades bancarias, al recurrir a un prestamista no será necesario que cuentes o presentes colaterales como avales, y tampoco será preciso que adquieras otros productos (tarjetas de crédito, seguros, etc.), para poder acceder al préstamo.

Trámite más simple

Esta clase de financiación suele ser otorgada a través de un trámite considerablemente más simple del que se realiza en los bancos tradicionales, y como ya hemos mencionado, esto hace que también sean más rápidos.

Requisitos para solicitar un préstamo

Aunque cada prestamista podría solicitar distintos documentos, la verdad es que hay ciertos requisitos que destacan por ser básicos a la hora de contratar este tipo de financiación, por ejemplo, los siguientes:

  • Documento de identidad en vigencia que puede ser el DNI, carnet de conducir o Pasaporte, entre otros.
  • Tener la mayoría de edad. Aunque la edad mínima es de 18 años, hay prestamistas que exigen alrededor de 21-25 años, y una fuente de ingresos comprobable.
  • Disponer de un número de teléfono y una dirección de correo electrónico, a través de los cuales poder comunicarse.
  • Contar con una cuenta bancaria para recibir el dinero y efectuar los pagos correspondientes a las cuotas señaladas.
  • Disponer de suficiente solvencia económica y corroborar la capacidad para realizar la devolución del dinero ante el prestamista.
  • Es posible que en ocasiones, algunos prestamistas soliciten que no estés incluido dentro de ningún registro de morosidad como ASNEF.

Estos son los principales requisitos para poder contratar a un prestamista, por lo que si logras cumplir con ellos tendrás la oportunidad de recurrir a esta vía de financiación cuando lo necesites, para conseguir liquidez de forma sencilla y rápida.